“HISTORIAS NEGRAS DE LOS PROCERES ROJOS”

En este articulo estan las lineas del libro de Gustavo Azocar, que alteraron a la Diputada Iris Varela, quien irrumpio en el set de grabacion y le dio una coñaza a el periodista, en mi opinion, no existe nada de malo en el escrito, pero el periodista tenia que realizar sus disculpas por utilizar estos hechos para llenar este libro, pero no es para que una diputada realice las acciones que esta realizo, utilizando su inmunidad parlamentaria para hacer lo que le da la gana, solo tenia que seguir canales regulares y SOCIALES es decir a la altura de una diputada no de una persona desequilibrada:

“IRIS: LA MADRE QUE NO PUDO SER”
En el Hospital Central de San Cristóbal hay una historia que tiene que ver con la vida de Iris Varela y que puede ser clave para entender su comportamiento, su agresividad, su odio visceral contra algunos sectores políticos de la oposición y su resentimiento. El relato, confirmado por algunos médicos y enfermeras que prefieren mantenerse en el anonimato, refiere que María Iris fue llevada a la sala de partos en el año 1992 con un embarazo complicadísimo que, pese al gran esfuerzo de los médicos que estaban de guardia, terminó en tragedia. “Los médicos y las enfermeras hicieron todo cuanto estuvo a su alcance para salvar al bebé. Me consta que se hizo todo cuanto fue posible, pero el parto fue tan difícil y tan complicado, que el niño no pudo salvarse. Aguantó dos semanas y luego falleció”, dijo una médico tachirense.
La médico contó que María Iris logró dar a luz, pero el bebé nació con demasiadas complicaciones, algunas de ellas congénitas. Lo mantuvieron en terapia intensiva durante quince días, pero los esfuerzos resultaron en vano. María Iris entró en cólera cuando los galenos le informaron que el niño había muerto.
Aquella noche inundó de maldiciones la sala de partos del Hospital Central de San Cristóbal yjuró que se vengaría de todos los que estaban allí presentes. “Tratamos de explicarle que las condiciones del niño eran muy dificiles, que las posibilidades de que el niño viviera eran mínimas, pero ella no escuchó. Toda la noche profirió maldiciones contra cada uno de nosotros. Nos mentó la madre como mil veces y cuando abandonó el hospital al día siguiente, juró que la pagaríamos con nuestra propia sangre”.
En ocasiones, María Iris Varela ha dicho, tanto en privado como en público, que a su hijo se lo mató la cuarta república. Ha señalado, incluso, que como el parto se produjo en el 92, luego del golpe de estado liderado por el Comandante Hugo Chávez, que en los hospitales había animadversación y rechazo hacia quienes estaban identificados con la intentona golpista. Algunos sicólogos creen que ese acontecimiento marcó para siempre la vida de la diputada y que el recuerdo del hijo que nunca pudo tener la acompañará siempre como una huella indeleble.

Extraido de http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=292839

Anuncios